¡Nos vamos a dos escraches!

Señores, buenas tardes.

Un viernes más abrimos la puerta para que oigáis nuestro programa del jueves.

Esta vez Daniel Yebra y Marta Curiel estuvieron solitos en el estudio pero Elena del Estal, que estaba trabajando, no se ausentó sin antes dejar un magnífico trabajo sobre los escraches.

El equipo trompetero se fue al acto de presión que se realizó el pasado 5 de abril en el domicilio de Soraya Sáenz de Santamaría (vicepresidenta del gobierno). Allí, recogieron el ambiente y todo lo que pasó, y lo guardaron bien guardadito en la grabadora para mostrároslo. Elena fue la que se llevó la peor parte puesto que fue identificada a pesar de ser ‘prensa’, y ya sabéis que ayer se propusieron sanciones elevadas contra todos ellos. Cruzaremos los dedos para que la justicia no imponga multas a alguien que simplemente estaba en la calle informando. Pero nos preguntamos: ¿qué falta grave se pudo cometer en una concentración totalmente pacífica y dónde no hubo ni siquiera un insulto?…

Dejando las quejas a un lado, en directo también conocimos el testimonio de Kike Rincón, fotógrafo del diario digital ‘Madridiario’, que se encontraba en un nuevo escrache realizado ante el domicilio de Beatriz Rodríguez Salmones, diputada del Partido Popular.

Desde allí nos contó sus impresiones sobre el acto relatando que, una vez más, no se había sucedido ningún acto de violencia ni se habían proferido insultos.

Estos actos, de rabiosa actualidad, muy discutidos en los últimos días y promovidos por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, la PAH, consisten en señalar a los políticos en sus propios domicilios. Las acciones de protesta están siendo criminalizadas por mandatarios y medios de comunicación cuando en su esencia radica un absoluto pacifismo que simplemente busca destapar una injusticia.  El objetivo de los escraches: que los que mandan por fin legislen pensando en los ciudadanos y no sólo en favor los bancos respecto al drama social de los desahucios.

El magnífico Ramón Lobo  escribía esto en un artículo de su blog titulado ‘Un escrache de los que hacen época’:

“Supongo, espero, que hasta la cobardía y el egoísmo tienen un límite, una raya, un hasta aquí hemos llegado, y si se traspasa se armará la buena, un escrache de los que hacen época: Bastilla, la guerra del té en el puerto de Boston… Lo necesita como el respirar esta Europa secuestrada por mediocres y mangantes. Otra Europa es posible; otro ciudadano es urgente”.

Escrache es una palabra española, aunque no lo parezca. Comenzó a tener mucha importancia en Sudamérica gracias a los movimientos sociales. Uno de ellos, fue en Argentina, a través de la Agrupación Hijos de la Identidad y de la Justicia contra el Olvido y el Silencio. Luchaban contra la impunidad que el Estado mostraba contra los crímenes cometidos durante la dictadura argentina.

No es, como veis, nada nuevo, es una de las medidas de presión que ejerce la ciudadanía cuando ve que está siendo ignorada y ninguneada.

Peroooo, no solo se habló de esto en ‘La Hora de las Trompetas’ sino que también tratamos la iniciativa de ‘Toque a Bankia’, hicimos un humilde homenaje a José Luis Sampedro -dedicándole una canción de Los Chikos del Maíz- y tuvimos la sección ‘Zona Babylonia’ de Marta.

En esta última nos echamos unas risas escuchando formas de publicidad extremas. El sexo tiene mucho que ver con ellas….¡No te lo pierdas!

Y ahora toca darle al play y acompañarnos en estos 45 minutos de información y buen rollo.

Y ya sabéis: ¡Larga vida a las trompetas y muerte a las metralletas ;)!

ESCUCHA AQUÍ EL PROGRAMA

Anuncios